4 mar. 2009


Hoy cuando te vi,

cuando tus labios junto a mi sentí,

de repente enmudecí.

Sentí tu aroma,

ese que a mi me colma,

y me deja repleta de ti.

Dejo de sentir,

el vació que hay en mi,

cuando estas cerca,

cuando te veo sonreír.

Eres mi sueño inalcanzable,

ha veces mi sufrir,

quisiera echarte de mi vida,

pero no se vivir sin ti.

Aunque sea en la distancia,

el olor a tu fragancia,

el soñarte junto a mi,

me hace ser feliz.

Si tu estas bien,

yo también lo estaré,

si eres feliz lejos de mi,

yo estaré feliz por ti .

2 mar. 2009

DOLOR


Siento un dolor inmenso,
me cuesta respirar,
quiero estar sola,
pero me da miedo la soledad.
me gustaria hacer borron
y cuenta nueva,
pero para mi es tarde ya,
tengo tantas espinitas clavadas,
que parezco un rosal.
si las desprendiera de mi alma,
seguro que me iba a desangrar.
Con ellas clavadas,
he de aprender a caminar,
resignarme en la vida,
a no esperar mucho mas.

1 mar. 2009

CENIZAS AL MAR



Hoy al subirme al avión me he replanteado una y otra vez el bajarme antes de que este despegara,para que querían que estuviera yo en un acto tan intimo de una familia, que es lo que me querían dar, que había dejado ella para mi, en el caso de que fuera cierto.Cuando el avión empezó a iniciar el vuelo sentí como me faltaba el aire, ya no había marcha atrás, o bien me bajaba en Tenerife y cogía un avión de vuelta o me quedaba allí y esperaba los acontecimientos. Cuando aterrizo el avión estaba como un flan, pero que iba a hacer ya estaba allí y tenia que enfrentarme a la situación fuera la fuera. Al salir del aeropuerto vi a su hermana que me hacia señas desde lejos, avance hacia ella y la salude, nos dirigimos hacia el coche donde esperaba su primo el cual no se bajo del mismo. Fuimos desde el aeropuerto hasta el muelle sin hablar ni una sola palabra, solo se oía de fondo la música de la radio algo mal sintonizada.al llegar al muelle mire por la ventana y vi a sus padres y al resto de la familia, seguía sin saber que hacia yo ahí.Cruce los dedos para que todo saliera bien y poder marcharme lo antes posible, cuando la madre se acerco y me abrazo sentí como se me acelero el corazón y mis ojos se inundaban de ese liquido llamado lágrimas, pero no me podía permitir el lujo de llorar, por mas que en ese momento lo necesitaba. Volví a mirar a su madre a los ojos y al ver su entereza trague los nudos que se me quedaban en la garganta y me puse mis gafas de sol, para ocultar mis ojos que no podían evitar el derramar alguna que otra lágrima. Su madre me dijo que sabia que vendría y que no le iba a fallar a su hija, yo pensé para mi, que lo que hiciera ahora no tendría importancia ya que si que le había fallado en vida. Me sentía un poco sola y perdida creo que lo mejor hubiera sido el quedarme en mi casa.Ya que se me ha vuelto a abrir una herida que aun no estaba cicatrizada.cuando se paro el yate y su madre esparció las cenizas sentí como recorría por mi cuerpo un escalofrío que hizo temblar cada rincón de mi cuerpo. Esa sensacion de volver a perder a una amiga por segunda vez, se me hizo aun mas dolorosa que la primera. Al mirar a su madre tuve la impresión de que ella sentía que ahora la había perdido de verdad, que ya no la tenia a su lado ya que se abrazo al recipiente donde estaban las cenizas y empezó a llorar desconsoladamente.Su marido y su hija la abrazaron y de repente sentí como alguien me ponía la mano en la espalda, era su primo el cual me dio un paquete de clinex y se abrazo a mi. Aguante lo que pude sin llorar que no fue mucho, al llegar al muelle le dije a su hermana que yo me iba y me dijo que no podía marcharme aun ya que tenia algo que darme y estaba en su casa.Le dije que lo dejara que ya me lo daría en otro momento y me dijo que no podía ser ya que su hermana había dejado muy claro que eso era mio y para mi.Su madre me dijo que nos veríamos en la casa y que después saldríamos a comer, ya que no tenia ganas de meterse en la cocina.Otra vez hacia algo que no me apetecía para nada, ir a casa de sus padres y luego salir a comer con su familia.Cuando su hermana me dio lo que había dejado Naty para mi, esboce una pequeña sonrisa y su hermana me pregunto que si tenia algún significado.Yo me volví a reír y le dije que en verdad no.Es un regalo que le hice un par de años atrás para su cumple y le dije que así era como estaba yo, vacía po dentro, pero que si alguna vez me necesitaba soplara la caracola que yo acudiría a su llamada, como Pepito grillo al silvido de pinocho.Y su hermana me dijo que ella nunca se la quitaba pero seguro que muchas veces la soplo y no cumplí mi promesa.No le pude contestar nada ya que era cierto, alguna vez que otra me necesito y le falle.Le dije que me sentía mal por haberle hecho daño de una u otra forma, pero que no me podía hacer responsable de su muerte.Es verdad que le he fallado cuando mas me necesito pero............ Y lo deje estar no quería justificar lo injustificable, si lo que deseaba era desahogarse pues bueno adelante. Pero ella también se quedo callada y no tuvimos ningún otro tema de conversación hasta que llegaron sus padres. A los cuales les pedí que me disculparan pero no podía ir a comer con ellos ya que no tenia ganas de comer y me quería ir a casa, su madre me abrazo y me dijo que a ella tampoco le apetecía comer que lo único que quería era acostarse y descansar, cuando me despedi me dijo que su casa era mi casa y que cuando viajara a Tenerife sabia donde tenia a su familia.No supe que decir y le di un abrazo y dos besos, todos sabíamos o intuíamos que aquello no era un hasta luego, era un adiós. Su hija me llevo al aeropuerto y me dio un abrazo tan fuerte que me entrecorto la espiración.mientras me acercaba al mostrador a sacar el billete vi como se marchaba, al subirme al avión recordé algunos de los buenos ratos compartidos junto a ella. Hoy noto como mi pequeño corazón se ha encogido otro poco mas , he cogido la caracola y la he soplado sin saber porque ni para que.
Una vez mas te digo adiós,
con el viento vuelan mis palabras,
y en las olas te dejo mi corazón.
Se que cuando me bañe en la playa,
y las olas rocen mi cara,
sentiré como si tus labios me besaran.
Cuando la tristeza embargue mi alma,
cogeré la caracola y la soplare deseperada,
me sentare en la arena,
a la orilla de la playa,
imaginare a lo lejos tu mirada,
con esos ojos verdes,
con los que embelesabas.
Escuchare las olas,
ya que no puedo escuchar tus palabras,
y te dejare esas rosas,
que a ti tanto te gustaban.
No me despido,
ni de mi familia ni de mis amigos,
donde quiera que voy,
ellos siempre van conmigo.