25 mar. 2009


Me gustaría ser la propietaria de mis sentimientos,

y poder echar a los inquilinos que me están destruyendo.

Me gustaría que mi mente fuera el juez, mi corazón abogado,

y el sentido común hiciera de jurado.

desalojar de mi interior a este inquilino destructor,

que lo deje entrar por unos días,

y sin darme cuenta se acomodo.

El juez espera, el abogado relata, y el jurado condena.

señora depresión tiene que salir fuera,

porque el juez así lo ordena,

el abogado esta cansado de sus cambios,

de latidos desesperados,

y el jurado que mucho lo ha pensado,

culpable lo a nombrado.

De vivir en un lugar donde nadie lo ha llamado,

coja su equipaje no se deje nada

desde hoy por siempre queda usted de mi vida desterrada.

23 mar. 2009

MI CORAZON TE PERTENECE


Hoy veo de otra manera,

sentimientos que salen fuera,

que se dejan entre ver,

en medio de la ira, la rabia y el dolor.


Esos que quería esconder,

y siempre a flote llevo yo,

que reflejan en mi iris,

la imagen de tu amor.


La que en muchas ocasiones,

me hacen perder la razón,

pero cuando no se refleja,

marchita mi corazón.


Este corazón que tu cariño reavivo,

el que estaba moribundo,

mas fuera que dentro de este mundo,

que dejo de ser un vagabundo,

cuando tus manos mis manos tocaron,

y un débil latido se ha transformado,

en un latir inmenso que estará siempre a tu lado.