10 jul. 2009

LA NIÑA QUE SOÑABA CON SER FELIZ


La comunicion entre madre e hija no era muy buena ya que no habían dos posturas, solo había la postura de su madre, eso de que se hace lo que yo digo porque si.


Aun sabiendo la contesta, siempre intentaba explicar el porque le apetecía hacer otras cosas con sus compañeras de clase, pero para ella es que no tenia decisión propia que yo solo hacia lo que las demás por quedar bien.


En fin, se acabo el curso y seguía sin poder comunicarme con sus compañeras fuera del colé.


Pero en ese momento no le dio demasiada importancia ya que sus veranos los pasaba con la persona que le habían aportado a su vida, con la única persona a la que no se cansaba de decirle cuanto lo queria, esa persona era su abuelo,su padre, su amigo, su DIOS.


Lo quería con locura y la verdad es que ella era la niñita de sus ojos, su abuelo padecía una enfermedad por la que no podía trabajar, así que se dedico a pasar el rato con los animales, no me refiero a los vecinos. Me refiero a las cabras y también compro un burro para que su nieta pudiera ir con el cuando subía las cabras al monte.


Con su abuela no tenia ese mismo cariño ya que su abuela es una persona un tanto seca, no le gustan las muestras de cariño, ahora piensa que quisas nunca las tuvo y no sabia ser al menos agradable.


Sus tres meses de vacaciones no le daban para mucho, ya que el resto del año no podía ver a su abuelo.


Pero esos tres meses los aprovechaba al máximo y tenia a migas con las que solía hacer excursiones a la montaña e ir a jugar a la cancha. Claro que su madre no lo sabia, se quedo con una frase que su abuelo utilizaba muy, muy amenudo es la de ojos que no ven corazón que no siente. Y tenia que darle la razón ya que la temporada que estuvo con los ojos vendados su corazón no sitio nada.


Como todos los años se terminaba el verano y para ella era muy duro ya que dejaba atrás a su abuelito del alma, ese que daba sin esperar nada a cambio, a ese que no se cansaba de darle besos,se despidieron la noche anterior ya que ninguno soportaba las despedidas, por lo que cuando se levanto por la mañana su abuelo se habia marchado con los animales a ella se le quedaba un vació inmenso en su interior.


Al subirse al avión solo podía pensar en su abuelo y en afrontar nuevamente la situacion en su casa, con sus padres sus hermanos.


Al recogerme en el aeropuerto me daba dos besos y le preguntaba como había visto a sus abuelos y al llegar a casa se terminaron las conversasiones y empezaba su pequeño calvario.




8 jul. 2009

LA NIÑA QUE SOÑABA CON SER FELIZ


El colegio se convirtió en algo mejor de lo que ella soñaba, ya que su profesora no le pegaba y sus compañeros la trataban con cariño, algo que tendría que ir asimilando poco a poco ya que no estaba muy acostumbrada a ser tratada con cariño.

Era toda una experiencia, no se sentía ni tan inútil, ni tan mala como pensaba que era, había soñado muchas veces en poder hablar con otras personas que no fueran sus hermanos, no es que con ellos no se lo pasara bien, pero era distinto, a ellos no les podía contar todo lo que pensaba, ya que alguno se podía ir de la lengua y contárselo a su madre y para esta todo lo que decía ella eran tonterías, siempre le decía que se bajara de la nube y pusiera los pies en firme.

Pero aun así la niña seguía soñando, quisas muchas cosas fueran disparates, pero la mayoría eran cosas de cri@s.

Sus amigas solo las podía disfrutar en horario escolar ya que su madre no quería que llevaran a nadie a casa, claro que la niña tampoco tenia ninguna intensión de llevar a sus amigas a su casa ya que no creía que el ambiente familiar fuera el mas adecuado. Aunque no tenia constancia de que en otras casas fuera de otra manera, ya que el único que podía salir a la calle era su hermano el mayor, por aquello de que a las mujeres no se les pierde nada en la calle, Su frase preferida era: mira esas niñatas en el parque como cabras.

Cuando las madres de sus compañeras venían a buscarla para ir a sus casas su madre le decía que no, ya que ella conocía a su hija y sabia lo que había, que tenían tiempo de verse en el colegio.

Pero sin embargo la niña tenia que aguantar a las amigas de su mama, a esas que según se levantaban iban a tomarse el café a su casa y a poner fina a fulana y a mengana, que no solo tenia que soportar el que sus padres continuamente le dijeran lo que tenia que hacer, que también tenia que aguantar que la vecina se lo hiciera saber.

Y la niña se preguntaba si ella tiene amigas y se visitan cada vez que les apetece, porque ella no podía hacer lo mismo, claro que preguntárselo a su madre podría tener concecuencias, pero aun así se armo de valor y se lo pregunto, su respuesta fue de lo mas convincente, porque yo soy mayorcita y hago lo que me da la gana y tu mientras vivas bajo mi techo harás lo que yo diga, una frase que se repitió a lo largo de su vida una, otra, otra, otra y otra vez.

A partir de ese día la niña soñó con ser mayor y por supuesto vivir sola, ya que de esa manera podría hacer todo aquello que quisiera, pero tal vez no eran tantas las cosas que quería hacer ya que al despertarse día tras día no se acordaba de haber soñado nada.

Yo tampoco recuerdo mis sueños, por lo que me voy a la cama a soñar con....................................

Besazos y felices sueños.

6 jul. 2009

LA NIÑA QUE SOÑABA CON SER FELIZ


Ya se me ha pasado esa sensacion que ayer me invadió todo el cuerpo, por lo que podemos proseguir con la historia.


La familia se traslado a la casa en verano y ese mismo año irían los cuatro de cabeza al colegio, los mayores ya habían pasado por un colegio en San Juan, pero ella , la niña en cuestión iba a casa de una señora con unos pocos niños mas, nunca le quedo claro si era para aprender o para que la señora en cuestión se deseahogara, ya que todos los días al entrar le daba con una regla de madera y otra vez mas al marcharse, claro que no recibía solo ella era un castigo generalizado.


El hacérselo saber a su madre no le sirvió de mucho, ya que a ella eso le parecía muy educativo y si te lo hacia es porque había algún motivo, claro esta que esto sera según con los ojos con que se mire.


Ella pensó que todo seria diferente ahora, ya que sus hermanos habían ido al colegio y nunca habían mencionado que les pegaran, claro que decírselo a su madre no servía de gran ayuda.


La verdad es que no conocían a nadie por lo que los primeros meses en el colegio los cuatro hermanos solo se relacionaban entre ellos a la hora del recreo, un corto recreo para ellos ya que cuando volvían a clases se volvían a aislar de todo y de todos.


Pero bueno según iban pasaron los meses empezaban a relacionarse con otr@s niñ@s , era otra experiencia ya que su madre continuamente les decía que no necesitaban de amig@s que l@s unic@s amig@s que tendrían serian ellos mismos y como no su madre, ya que según ella la ralera da cagalera.


Pero claro los consejos es mas fácil darlos que llevarlos a cabo, siempre estamos diciendo a los demás lo que deben de hacer, lo que es mejor y lo que no, pero después no lo llevamos a cabo, por lo que llego a la conclusión de que es mas fácil nadar fuera del agua.


Me retiro nadando a la cama ya que mañana estaré todo el día liada y necesito descansar un poco. Besazos y soñar con vuestra felicidad

5 jul. 2009

LA NIÑA QUE SOÑABA CON SER FELIZ


Continuamos con la operación, cuando se opero su padre no estaba, este estaba trabajando en Austria, eso o andaba de cacería, su mujer siempre ha creído la primera versión a si que quien soy yo para ponerlo en duda.

En fin el padre apareció a la semana de estar operada y aun llevaba las vendas en los ojos, por lo que no se sabia que tal había quedado, se preguntaban si ya se podrían poner los dos frente a su hija o si deberían de ponerse uno a cada lado para que esta los viera a ambos, ahora sin coñas, a los quince días le retiraron las vendas de los ojos y todo salio según lo previsto.

Tendría que seguir llevando gafas pero sus ojos estaban mas centrados.

Había dejado de ser el capitán garfio, para acercarme un poco mas a campanilla, bueno ni uno ni otro como dice una amiga entre los dos se quedo en un termino medio.

Meses después sus padres recibieron la noticia de que el estado les había concedido un piso de protección oficial, no por la cara bonita, como aun sigue pensando el cabeza o el cabezon de la familia, osea su padre, que ya contare el porque digo esto mucho mas adelante.

Nunca se le olvidara su primera visita a la casa, para ella y para sus hermanos era un palacete ya que habían vivido hasta ese momento de casa en casa.

Por si no lo había mencionado la suma de la unidad familiar daba 6 , papa, mama, hijo, hija, hija, hijo, por este orden la niña que soñaba con ser feliz es la tercera en discordia.

A lo que íbamos, la visita al palacete, quien les iba a decir que su alegría se esfumaría a lo largo del día, ya que cuando estaban mirando las habitaciones los dos hijos mas pequeños, se quedaron encerrados en una de ellas, de tal manera que hubo que desmontar toda la cerradura para abrir la puerta, pero su padre no pensó que la cerradura estuviera estropeada, lo que se le vino a la cabeza era que esos dos desgraciados se habían cargado la cerradura, por lo que la siguiente visita de los dos mas pequeños fue delante de la puerta del salón, de esa que da al pasillo, de rodillas hasta que ellos terminaron de limpiar la casa, fueron unas dos horas, dos horas eternas ya que las rodillas se les quedaron cuadradas, se pregunta si sus calambres en las piernas no tendrán algo que ver con las veces que la pusieron de rodillas, creo que ese fue uno de los motivos por lo que se hizo agnóstica por completo, ya que cuando iba a la iglesia con su madre y hermanos y los vía a todos arrodillarse y persinarse, ella preguntaba y que hemos hecho ahora para tener que arrodillarnos otra vez y su madre discretamente la contestaba con un pelliscon en el brazo.

Y sin mas se arrodillaba y hacia que se persinaba, luego recuerda que la iglesia era como la canción de Teresa Arrabal, ME PONGO DE PIE, ME VUELVO A SENTAR, ya que se había convertido en un rito durante la media hora que estábamos allí dentro, y que decir de cuando había que darse el saludito de la paz, también he de decir que era de las pocas veces que recibía un beso de su madre, pero si te tocaba una vieja(señora mayor) cerca, le extendías la mano y esta te daba dos besos húmedos por los cuales te recorría por todo el cuerpo un escalofrío que te ponía los pelos de punta.

Probo todas las estrategias posibles, colocarse en medio de sus hermanos, a la orilla del banco, pero no había salvación ya que si no te la encontrabas a la izquierda estaba a la derecha y si creías que te habías librado la de adelante se giraba y te estampaba ese beso húmedo y si te salvabas y no habían viejas(señoras mayores) delante, te tocaban el hombro y toma ya otro domingo mas con esa sensacion por todo el cuerpo.

Y creo que por hoy lo voy a dejar ya que me recorre una extraña sensacion por mi cuerpo, besazos y hasta la próxima.