15 jul. 2009

PARA TI DESDE MI CORAZON


Anoche soñé que estaba bajo tierra,

que encima de mi brotaron rosas rojas,

y que alrededor estaba todo cubierto de amapolas.

Soñé contigo, si con la de las 21 rosas,

te vi contenta y esplendorosa,

te sentastes a contemplar,

que con lo marchita que mi vida estaba,

sobre esa vida ya acabada,

los rosales retoñaban.

Esas rosas que una vez,

te ofreció mi corazón,

como para ti eran escasas,

por el infinito las multiplico.

Solo era un sueño ya lo se,

pero también me han echo saber,

que si lo sueñas con muchas ganas,

quisas no sea hoy ni mañana,

pero cuando menos lo esperes,

ese tu deseo se te ha de conceder.

14 jul. 2009

NO QUIERAS QUEDAR BIEN


Con migo no tienes ninguna necesidad,

de decir o hacer cosas para agradar,

prefiero ser ignorada que engañada.

Con los dedos no puedo contar,

las veces que dices las cosas,

y luego veo que no son verdad.

Con el tiempo he aprendido,

a que todo me de un poco igual,

ya que tu te vuelves loca,

pensando el porque,

y quien habla por hablar,

sigue haciendo lo mismo,

como algo muy normal.

Ya lo dije una vez,

pero esta acabo lo llevare,

no me ha de importar,

a aquellos que yo le de igual.

Solo me importaran,

los que actúen con sinceridad,

hablaremos de lo que haya que hablar,

pero mis cosas serán mías nada mas.

No me abriré a nadie mas,

quien me quiera entender que lo haga,

y el que no pues me da igual.

No siempre se puede ser sincero,

ni te debes de sincerar,

porque es como un cigarro en el cenicero,

que te terminas por apagar.

Ni debo nada ni nada me deben

pero nunca hay que mezclar,

lo mejor de todo es cada cual,

se quede en su lugar.

13 jul. 2009

LA NIÑA QUE SOÑABA CON SER FELIZ


A la niña no le gustaban las despedidas y siguen sin gustarle prefería hacer como si mañana se volvieran a ver, por mas que tendrían que esperar un año completo para estar juntos nuevamente.






Pero que mas daba su abuelo siempre estaba en ella, en su pequeño corazón. Al llegar al aeropuerto como ya era habitual la recogía su mama, se daban dos besos , como se los puedes dar a alguien que te presentan en un momento dado, la conversión era la de siempre, como están los abuelos, que tal te has portado, y la respuesta de la niña también era siempre la misma.




Los abuelos están divinos y a mi nadie me ha dicho que me haya portado mal.




A lo que su madre le respondía, el que no te lo digan no quiere decir que no sea así.




Y esa charla tan amena hasta llegar a casa, donde estaba su padre como la mayoría de las veces mas alegre de la cuenta, lo típico dos besos con olor a ron y la típica advertencia de que ya no estaban los abuelos ni haría lo que le diera la gana.




Como si alguna vez hubiese tenido esa opción o ese derecho.




En esa época los niños no tenían derechos, pero les dedicaban un verso que llegaba muy adentro, La letra con sangre entra y vaya que entraba.




Siempre regresaba unos días antes de empezar las clases, ya que tenia que organizar su cuarto, o sea el de su hermana y hacer los preparativos para el cole, también nos llevaban a una playa por llamarla de alguna manera.




Su madre hacia de comer e iban todos juntos a pasar un día, que la mayoría deseaba con todas sus ganas que fuera lo mas corto posible.




Nos hacían bajar por un acantilado que si te resbalabas, ya podías resar lo que supieras, pero según sus padres no había problema ya que la funeraria estaba al corriente.




Recuerda que su hermana se cayó una vez y llevaba las botellas de refresco que en aquella época eran de cristal, pues sus padres no sintieron que se cayera o se hubiese dado un golpe, su frase era mas profunda, vaya chiquilla mas torpe a ver que bebemos ahora.




Y ella agachaba la cabeza y se echaba la culpa, la verdad es que la muchacha era un poco sumisa y aun lo sigue siendo. pero esta historia es otra , se trata de los sueños de una niña, que no sabia lo que era soñar, o que soñaba con imposibles, mesclaba sueños con rabia y desesperacion.




En estos cortos relatos la niña va a tener el buen gusto de no contar algunas cosas que es mejor dejarlas enterradas en el pasado, sera un relato un tanto maquillado, pero cuando se quiere soñar con la felicidad, has de dejar a tras algunas tragedias.




Besazos y hasta la próxima.

NO CIERRES LA VENTANA


cuatro paredes me aislan de la realidad,


cuatro paredes se han convertido en mi paz,


con el silencio de ellas cuatro consigo estar bien a ratos,


entre las cuatro paredes,


escuachando la lluvia golpeando las persianas,


me tumbo en la cama,


soñando que soy el aire que entra por tu ventana,


rosando tu cara besando tu boca,


metiéndome entre tus sabanas debajo de tus ropas.


tocandote todo el cuerpo y sintiendo como tu me tocas,


juntando nuestros cuerpos uniendo tu boca con mi boca.


despertar de mi sueño y aunque no estés junto a mi,


que mi ventana siga abierta pensando que por ella salí,


que cuando tu te despiertes la tuya no cierres,


sin enviarme un beso desde hay hasta aquí.